Vidal convierte su primera anotación en goleada 5-1 al Real Madrid

El Barcelona le dio una manita al Real Madrid. Una manita cargada de humillación, superioridad futbolística y despidos. Julen Lopetegui llega a su término como DT del Real Madrid tras un 5-1 inapelable, con hattrick de Luis Suárez y el tanto final de un Arturo Vidal inmenso, que ingresó a los 84′ y aprovechó cada minuto para lograr su primer gol en el Barcelona.

Desde el primer minuto los blaugranas dominaron el partido. No hubo pelea por la posesión: el Madrid llegó a Cataluña a esperar. Como equipo chico, protegiéndose del golpe que llegará inexorablemente. Y pasó. A los 11′, gracias a una jugada espectacular de Jordi Alba, el mejor del partido junto a Suárez. Rakitic abrió por la izquierda y el lateral llegó hasta línea de fondo. El charrúa arrastró marcas para dejar libre a Coutinho, que al recibir definió tranquilamente. Comenzaba la fiesta.

El Real Madrid se vale de intervenciones individuales insulsas y remates desviados. Espera en su cancha, timorato, contenido en la defensa mas no aplicado. Alba y Coutinho se dieron un festín por la izquierda y sumieron al pobre Nacho Fernández en la peor de sus pesadillas. Tan evidente era la superioridad por ese flanco que Gareth Bale se veía obligado a bajar hasta su propia área, impidiendo así cualquier opción de contraataque.

La presión del Barcelona sofocó la salida blanca. La pelota no duraba más 30 segundos en los pies del rival. Ya sea por nerviosismo o mal planteamiento, tanto defensores como mediocampistas perdían la pelota tontamente. Como a los 19′, cuando Ramos despejó hacia el centro de su área solo para que Arthur aprovechara el regalo, disparara ajustado y Courtois, de manera espectacular, arreglara el enredo.

Un tiro de Marcelo; otro de Ramos. La zona defensiva asumiendo la responsabilidad del gol. Isco, desaparecido. Benzema, inexistente. El Madrid no hacía nada. Por el contrario, el Barcelona hacía todo. El ahogo que provocaban con sus líneas adelantadas causó el segundo gol. Falta de Rafael Varane sobre Suárez que debió validar el VAR ante la duda. El primer penal cobrado con el árbitro virtual lo cobró la víctima de la falta con un disparo ajustado a la derecha. El escenario estaba servido para una goleada histórica.

Sin embargo, en el segundo tiempo el Real Madrid se acordó de su estatus como máximo ganador de la Champions League. Lopetegui sacó a Varane e hizo ingresar a Lucas Vásquez, que le dio otro aire al ataque blanco, además de contener las subidas de Alba. Y fueron ampliamente superiores durante los primeros 20′ del complemento. El Camp Nou quedó en silencio tras la seguidilla de aproximaciones del rival. El descuento de Marcelo, precisamente tras conexión entre el malagueño y Vásquez, hundía en dudas a la zaga culé.

Cabezazos de Benzema, disparos de Isco, yerros de Bale. Los merengues no carecieron de oportunidades para igualar el partido. Pero el paso del tiempo devolvió al Barza al campo y permitió el vendaval azulgrana. La manita, la humillación.

Sergi Roberto por la derecha y cabezazo del uruguayo para marcar el 3-1 de la tranquilidad. El envión madridista llegó hasta ahí, dejándolos a merced. Suárez repitió con un cabezazo espectacular, otra vez a paso de Roberto, para poner el 4-1. Y Arturo Vidal, quien ingresó a los 84′, cerró la manita con otro cabezazo, su especialidad. La humillación máxima del Barcelona al Real Madrid, cerrada por el Rey. La salida de Lopetegui firma su salida, mientras que Vidal se afirma con su primer gol en Cataluña.

Fuente: La Tercera

Comenta!

Deja un comentario