Desde la CUT levantan propuesta de elevar el salario mínimo a 500 mil pesos líquidos

Bárbara Figueroa, presidenta de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) se refirió a una de las demandas levantadas por el movimiento social que se ha manifestado en estas últimas dos semanas: el aumento del salario mínimo.

Al respecto la dirigente sindical señaló que desde la CUT proponen que se eleve la cifra actual a los 500 mil pesos líquidos, y enfatizaron que esta alza no debiera ser subsidiada por el Estado sino por cada sector empresarial.

Figueroa igualmente se refirió al ítem de las pensiones, desde donde proponen una pensión mínima que no sea inferior al salario mínimo, algo que dista de la propuesta de pensión básica solidaria del Gobierno.

Además, sobre la demanda de que el alza del salario mínimo sea al líquido y no al bruto, Figueroa señala que «la diferencia es que si yo digo un salario mínimo de 500 mil pesos bruto quiere decir que con descuentos me va a quedar en 400 mil. Por lo tanto, estamos hablando de un salario líquido de 500 mil que equivale en bruto a las 22 UF o los 600 y fracción».

Y agregó que «No podemos pretender que el Estado sea el que siempre vaya resolviendo, el Estado tiene que hacerse cargo de lo mínimo. La diferencia de hablar de un salario mínimo de 500 mil pesos versus la propuesta del Gobierno de un ingreso mínimo de 350 mil pesos es que estamos diciendo que el Estado no tiene porque subsidiar el salario».

En esa línea profundizó que «no puedo pedirle al Estado, por ejemplo, que se haga cargo de cada una de las realidades, no porque no pueda, sino porque es inoficioso», básicamente porque el Estado debe hacerse cargo de garantizar la educación, salud, vivienda, de la estabilidad económica y más, y en sus palabras, «no puede estar mirando la realidad de cada sector; para eso existen los gremios». Además indicó que lo fundamental es fortalecer la capacidad de negociación colectiva.

Organizaciones de la unidad social 

Figueroa indicó que cerca de 100 organizaciones son parte de la unidad social en torno a la crisis social, con organizaciones sindicales, territoriales, pobladores, medioambientalistas y feministas.

«Es una muy buena señal porque de alguna manera también nos llama a dar una señal de que hoy día tenemos actores que podemos tener muchas diferencias, pero que somos capaces de ponernos en las grandes demandas», explicó.

Además, recalcó que esta situación ha dado una «señal de humildad, un gesto de real compromiso con las demandas ciudadanas y no se sacar calculo pequeño de quién se posiciona más o menos».

Fuente: soychile

Comenta!