En diciembre farmacias podrán vender remedios fraccionados

A contar de diciembre, las farmacias que cumplan las condiciones dispuestas por el Ministerio de Salud podrán iniciar la venta fraccionada de medicamentos, para cumplir exactamente con las dosis que receten los médicos en los distintos tratamientos. La idea es que el paciente no deba pagar por dosis adicionales que se incluyen en los envases -por su presentación estándar- y que no necesita.

Esta disposición es parte de la Ley de Fármacos I y podrá operativizarse con el reglamento publicado esta semana en el Diario Oficial, y que habilita a los locales a comercializar productos farmacéuticos por unidades, tiras o blíster.

Así, se establece que las farmacias, droguerías y almacenes que realicen fraccionamiento deberán tener sectores para esta tarea -restringidos al público- con medidas de higiene y estaciones de trabajo para los funcionarios, procesos que deberán ser supervisados por un químico farmacéutico en cada local. También se permite comercializar en dosis unitarias sin efectuarla en el lugar, mediante un servicio de fraccionamiento contratado a un tercero.

El ministro de Salud, Jaime Mañalich, explica que la medida -que es voluntaria para las farmacias- se enmarca en el plan nacional de medicamentos que impulsa el gobierno y que tiene como objetivo central “que el gasto de bolsillo disminuya a la mitad de lo que es hoy”. Esto, en el actual contexto donde, según la VIII Encuesta de Presupuestos Familiares del Instituto Nacional de Estadísticas, los hogares destinan el 35,8% del gasto de bolsillo en salud al pago de medicamentos, muy por sobre el desembolso en consultas médicas, que implica un 17,3%.

Mañalich añade que las farmacias que comercialicen en dosis unitarias deberán entregar los productos en envases rotulados con la fecha en que se realizó el fraccionamiento, el nombre y cédula del paciente, el tipo de medicamento, quién lo prescribió, la dosis entregada, la cantidad, el año de vencimiento y el nombre del químico farmacéutico, entre otros datos.

La norma comenzará a regir en los próximos seis meses para las grandes empresas. Mientras que las medianas empresas podrán cumplirlo al noveno mes, mientras que junio de 2021 es el plazo para los locales más pequeños.

¿Cuánto podrían bajar los precios para los consumidores? Mañalich dice que no es posible determinarlo ahora, pero que “hemos escuchado que hay farmacias interesadas en comprar envases clínicos, que son mucho más baratos, por lo que ahorran y eso permite traducir esto a un precio” más conveniente para los usuarios.

La autoridad añadió que “en el mundo, donde se ha adoptado la medida, hay un impacto en los precios de alrededor del 25%. Además, muchos medicamentos tienen cobertura de seguros (isapres), entonces hay una rebaja mayor cuando los fármacos son fraccionados”.

Cómo opera el sistema

Ana Nieto, presidenta del Colegio de Químicos Farmacéuticos, explica que la Ley de Fármacos I, aprobada en 2014, en la práctica, “es cumplida por pocos establecimientos. Vemos que las cadenas prácticamente no lo realizan”. Detalla que, de las 150 farmacias populares pertenecientes a municipios, alrededor de un tercio de ellas expende productos de esta manera.

Nieto agrega que la norma no aplica para todos los fármacos, pues establece que no se pueden comercializar por unidades, “blíster” o tiras, los fármacos como sicotrópicos, medicamentos oncológicos, radiofármacos u hormonas(o productos refrigerados), entre otros.

El nuevo mecanismo de venta ya está siendo usado por algunas empresas, como la farmacia on line Fracción, creada en 2018 y donde el 30% de los medicamentos que se ofrecen son comercializados de forma fraccionada.

Javier Vega, CEO de Fracción, explica que, por ejemplo, un medicamento analgésico que hoy se vende en el mercado en envases de 10 unidades tiene un valor de $ 17.335, mientras que ellos comercializan cada pastilla en $ 1.330, “lo que resulta muy conveniente para los pacientes, porque habitualmente les recetan una cantidad menor de lo que viene en el envase”.

Vega añade que, con este decreto, ahora su empresa podrá ofrecer el servicio de fraccionamiento a farmacias independientes, que no tengan la posibilidad de tener salas especiales para realizar esta labor.

En Farmacias Ahumada se explica que a la fecha solo tiene implementado “el servicio de fraccionamiento de medicamentos del Recetario Magistral de acuerdo a lo indicado en la receta médica”, es decir, está destinado solo a productos elaborados por el laboratorio propio.

Se añadió que la medida que impulsa el Minsal es “una alternativa que puede ser de utilidad para algunos pacientes, en el caso de que los médicos lo estimen así, ya que entrega la oportunidad de acceder a un mayor número de tratamientos y eso siempre es positivo para los pacientes”.

Comenta!