Millones de abejas mueren víctimas de químicos, causas sanitarias o alimenticias

Millones de abejas mueren en el mundo, también en Chile, a causa de pesticidas y fungicidas, pero también por propia negligencia de apicultores que no cumplen normas sanitarias.
Un proyecto de ley duerme en el congreso chileno para regular el uso de pesticidas y fungicidas, lo que significó el año pasado una manifestación de 1.000 productores apícolas quienes reclamaron celeridad para el cuerpo legal, luego que en Chile aun se usan químicos que en Europa ya han sido prohibidos.
Nada mejor que conocer la opinión del presidente de APICOOP, la cooperativa apícola de Paillaco, Región de los Ríos que cuenta con 142 socios y que el año pasado tuvo una producción de dos millones de kilos de miel, gran parte de ella enviada a Europa donde tienen 14 clientes en el denominado mercado justo.
ERVIS HUENUPAN, cree que es urgente legislar para prohibir los químicos que matan abejas con grandes perdidas para los apicultores, pese a que debería haber un trabajo asociado con los productores de frutas, luego que las abejas polinizan.

Pero el presidente de APICOOP, revela que no solo los químicos matan las abejas, sino que también los propios apicultores si no respetan normas sanitarias para evitar a lo menos tres enfermedades y además suministren una alimentación suplementaria a sus panales.

Actualmente ya no se usa la fructuosa como alimento suplementario por las trazas transgénicas que tiene el producto a base de maíz traído de Argentina y se prefiere la azúcar a base de remolacha idealmente, agregó HUENUPAN
También se debería normar la trashumancia que es el traslado de abejas desde el norte al sur o viceversa y nuevos productos químicos autorizados para atacar las enfermedades, ya que es reducido el número autorizado por el SAG, expreso el presidente de APICOOP que a fines de año tendrá funcionando a plena capacidad nuevas instalaciones en 2.400 metros cuadrados y se prepara una segunda etapa para las oficinas de administración por 2.000 millones de pesos, con créditos de banca alternativa en Bélgica y Gran Bretaña.

Comenta!