Todas las aristas para entender la crisis de los lodos del Seikongen en Osorno

En redes sociales ha quedado de manifiesto que una buena parte de los osorninos desconocían que a pesar de encontrarse en un mismo radio, el vertedero de Curaco, el vertedero de residuos industriales Ecoprial y el proyecto de relleno sanitario no tienen relación entre sí.

Diez días se cumplen de la alta tensión que ha generado en Osorno la posible llegada hasta el relleno Ecoprial de alrededor de 20 toneladas de residuos provenientes del wellboat Seikongen, embarcación hundida el 18 de octubre de 2017 con una carga de 214,3 toneladas de salmones vivos y 67 mil litros de petróleo.

El siguiente es un intento de Radio Sago para explicar las distintas aristas del proceso que ha causado honda inquietud en la comunidad.

1. Una de las ideas instaladas decía relación con el desconocimiento de que buena parte de la carga del barco accidentado fue desembarcada, tratada y luego depositada en vertederos, un mes después de ocurrido el accidente del wellboat, y que alrededor de 80 toneladas de los residuos vinieron a parar al vertedero Ecoprial.

2. Un segundo elemento, tiene que ver con las diferencias entre retiro de residuos desde el barco y disposición de estos en un relleno, una vez que han sido tratados. Para entender este punto, basta remitirse a la primera parte del procedimiento: las 80 toneladas de residuos del Seikongen que arribaron a Osorno en el mes de noviembre de 2017, como lo que podría llegar ahora, es el resultado de un proceso de tratamiento en Planta Los Glaciares de Panitao (Puerto Montt) donde se deshidratan y quedan como residuos inertes, sólo después de lo cual estos son depositados en vertederos como Ecoprial o el existente en Paillaco.

3. En redes sociales, se aprecia confusión en muchos usuarios respecto de las diferencias entre el vertedero de Curaco, el vertedero de residuos industriales Ecoprial y el proyecto de relleno sanitario, que a pesar de ubicarse en un radio relativamente cercano, no tienen relación entre uno y otro.

  • El vertedero Osorno, emplazado también en Curaco, que no tiene nada que ver con Ecoprial y que por lo tanto no puede recibir residuos industriales como los que provienen del Seikogen, fue fiscalizado el 8 de mayo de este año por la Superintendencia del Medio Ambiente (SMA), la cual procedió a notificar con fecha 12 de junio a la Municipalidad de Osorno, titular del recinto regulado por RCA N°438 de 2010, respecto de la adopción de medidas provisionales de tipo correctivo y ordenar monitoreos y análisis debido a los preocupantes hallazgos encontrados.

    Entre estos destacan el mal manejo operacional al interior del vertedero, así como el mal manejo de los líquidos lixiviados, los que escurren gravitacionalmente hacia un humedal para llegar al estero sin nombre, posteriormente al estero Curaco y luego al río Rahue. Estas condiciones generan abundantes vectores, como moscas y jotes.  (Puede ver imagenes del entorno del vertedero en esta nota)

  • Ecoprial, en tanto, es un Relleno Sanitario Industrial aprobado con resolución ambiental N°89 del 23 de febrero de 2009, cuyo mejoramiento como planta de disposición final de residuos industriales fue aprobada por resolución ambiental N°346 con fecha 25 de mayo de 2012.

    Todo este proceso, contó con pleno conocimiento de las autoridades, como consta en documentos públicos disponibles en la página web del Sistema de Evaluación Ambiental.

    Las resoluciones de Calificación Ambiental de Ecoprial le permiten recibir residuos como los que llegarían a la zona tras el tratamiento de lo extraído desde el Seikongen en los últimos días en Calbuco, no siendo efectivo que dichos lodos sean distintos a otros que ingresan diariamente a este relleno de residuos industriales.

    El volumen de poco más de las 20 toneladas que serán el resultado del proceso de retiro que se ha efectuado desde las bodegas del Seikogen y que se tratan hoy en la Planta Los Glaciares en Panitao, representan menos del 1% de la recepción mensual de Ecoprial, la que asciende a más de 3.000 toneladas cada 30 días.

    Cabe destacar que con anterioridad durante el año 2016 la autoridad sanitaria de la época autorizó la disposición de residuos sólidos de la industria del salmón, por un volumen superior a las 450 toneladas.

    4
    . Hasta ahora, en su historial de funcionamiento, Ecoprial no cuenta con sanciones por parte de la Superintendencia de Medioambiente, pero sí con un Programa de Cumplimiento en Trámite, tras una fiscalización de 2016 en donde los elementos más importantes a los que debe dar respuestas son los siguientes:
    – medición del límite máximo de humedad de lodos recibidos -75%- y caracterización de parámetros
    – falta de reporte de los monitoreos semestrales de aguas subterráneas.

    Las faltas mencionadas habían ocasionado problemas indesmentibles con los vecinos del sector, los que hicieron crisis en 2016, tal como Radio Sago informó oportunamente en ese entonces .

    De acuerdo al Plan de Cumplimiento en Trámite presentado ante la autoridad, Ecoprial se encuentra en medio de un trabajo de resolución de las observaciones para evitar la que sería su primera sanción. Las medidas que comprometió, involucran una inversión de más de 450 millones de pesos.

    5. Un tercer proyecto que complica la comprensión de los osorninos es el Relleno Sanitario de Curaco, el que nada tiene que ver ni con el Vertedero Osorno ni tampoco Ecoprial.

    Este ha hecho noticia por polémicas relacionadas con su paralización, a pesar de que la empresa que obtuvo la licitación ha recibido pagos por 4.000 millones de pesos provenientes de las arcas fiscales.

    El Relleno Sanitario de Curaco es el reemplazo natural del colapsado Vertedero Osorno, el que debido a la artificial prolongación de su vida útil constituye el gran riesgo sanitario que enfrenta la comuna de Osorno.

Comenta!