A un día de la partida desde Osorno de los enviados papales la situación de división local parece no ceder

La misión pastoral en Osorno terminó, y con ello, la visita de los enviado papales, S.E. Monseñor Charles Scicluna y Monseñor Jordi Bertomeu quienes por cuatro días recorrieron distintas parroquias locales, y sosteniendo encuentro con la comunidad y con sacerdotes y religiosas de la diócesis.

El balance que algunos realizan posterior a la partida de los enviados papales, ha suscitado distintas interpretaciones de los dos grupos presentes en la ciudad, tales como los fieles católicos y el movimiento de Laicos.

Según José Manuel Rozas, miembro de la comunidad de Fieles Católicos, en conversación con Radio Sago, señaló que confía en monseñor Scicluna para que realice un informe de lo que fue su visita a la ciudad, lo cual sea entregado al administrador apostólico, Jorge Concha Cayuqueo. Asimismo, envió un mensaje a los laicos señalando que deben dejar los personalismos.

Por otra parte, para Juan Carlos Claret, vocero del movimiento de Laicos y Laicas, la visita de los enviados papales fue el inicio de una nueva etapa, donde ellos apoyarán en todo al nuevo encargado local. Añadiendo además que haber asistido a la misa no significa olvido de lo que ha sucedido, sino más bien, fue una señal de que seguirán pendientes que se haga justicia con las víctimas de abusos.

En tanto, los osorninos, quienes han seguido, en su mayoría, de cerca todo lo acontecido estos días, agregaron que les pareció bien la visita de los encomendando del Papa Francisco, donde esperan que la Iglesia no siguiera dividida y todo se solucione.

Respecto, al concepto de división, cabe decir que una vez culminada la eucaristía de ”reconciliación” realizada este domingo en la catedral San Mateo, el movimiento de laicos, se manifestó nuevamente aludiendo a que falta mayor unión, más justicia con las víctimas de abusos y además, que en lo posible se aplique condena civil al ex obispo Juan Barros.

Commentarios